Gananciales y aceptación de la herencia: esté atento

Si fallece uno de los miembros de un matrimonio casado en gananciales, actuar con cautela puede suponer ahorros importantes en el Impuesto sobre Sucesiones…

Gananciales y aceptación de la herencia: esté atento

El fallecimiento de uno de los miembros de un matrimonio casado en régimen de gananciales tiene un doble efecto:

  • Se disuelve la comunidad de gananciales, y la mitad de los bienes en común se adjudica al cónyuge superviviente.
  • Y la otra mitad de los bienes es la que va a la herencia (junto con los bienes que ya fuesen privativos del cónyuge fallecido).

En general, en el primero de los pasos indicados se adjudica al cónyuge superviviente el 50% de todos y cada uno de los bienes que tenía en común con el fallecido.

Sin embargo, actuar de esta forma no siempre es la mejor alternativa. A la hora de disolver la comunidad de gananciales, un correcto análisis y reparto de los bienes existentes puede reducir sustancialmente el pago del Impuesto sobre Sucesiones. Por ejemplo, adjudicando al cónyuge superviviente los bienes que no disfrutan de beneficios fiscales en la herencia.

Nuestro despacho es especialista a la hora de liquidar los impuestos aplicables en caso de herencia.

 

 


¿Deseas recibir nuestras noticias?
Suscríbete a nuestra newsletter